Diferencias entre el bálsamo para barba y el aceite para barba

Cuando te adentras en el ‘mundillo’ de la barba te das cuenta de que cada vez hay más productos dedicados a su cuidado, tantos que muchas veces no sabemos cuál elegir. Cosméticos para todo tipo de usos y finalidades, existen tantos y tantos que muchas veces incluso no sabemos ni para qué sirve cada uno. Justo esto es lo que ocurre a muchos hombres con barba con el bálsamo y con el aceite para barba ya que a veces se habla de ellos incluso indistintamente. Pero nada más lejos de la realidad, el bálsamo y el aceite tienen dos composiciones y finalidades diferentes. De hecho, solo si sabes realmente en qué consiste cada uno y cómo debes usarlo podrás sacarle a ambos el máximo provecho. Ha llegado el momento de acabar con las dudas y saber a ciencia cierta para qué sirven y cuando aplicarlo.

¿Bálsamo para barba o aceite para barba?

Lo primero que haremos para diferenciarlos es definirlos por separado. El bálsamo tiene una consistencia mayor, presenta mucha más densidad que el aceite. Un bálsamo es una especie de crema de tipo pomada que se obtiene tras calentar sus ingredientes y dejarlos enfriar para que adquiera su consistencia. Entre sus ingredientes suelen encontrarse la cera de abeja, la manteca de karité o de mango, entre otros, junto con todo tipo de aceites naturales, vitaminas, aloe vera,…todos ellos consiguen que el bálsamo sea una opción idónea para las barbas de mediana y gran longitud. En su composición se encuentra todo lo necesario para las barbas más secas ya que el bálsamo permite que la absorción de estos componentes sea más lenta y, por lo tanto, más duradero. La cera de abeja es la que permite que adquiera una consistencia mucho más sólida que otros productos para barba. Esta densidad es la que la hace diferente y nos hace diferenciarla sin problema. La unión de los ingredientes comentados normalmente consigue un aroma más que agradable para aquel que lo usa y para quienes lo rodean. Más de una persona te preguntará que perfume has utilizado pensando que el bálsamo es en lugar de ello una colonia.  Podría decirse que estás adquiriendo un dos por uno, así que apunta otra ventaja para el bálsamo. Si tuviéramos que definir la función del bálsamo para barba en pocas palabras, podríamos decir que es el elemento ideal para nutrir su pelo. Con el bálsamo conseguiremos que el pelo de barba más deteriorado vuelva a su estado ideal y que no se estropee la barba que tanto cuesta conseguir. Por otro lado tenemos al aceite, una mezcla, en este caso, de aceites naturales y esenciales que buscan hidratar la barba a través de sus propiedades. Entre los aceites podemos encontrar todo tipo de orígenes, desde el ciprés, el cardamomo, la jojoba, la almendra… Desde los frutos más desconocidos pasando por otros que estamos cansados de ver a diario. El aceite de barba se indica para prácticamente todo los barbudos, desde los que tienen unos milímetros de barba porque la dejan crecer solo unos días hasta los que dejan crecer su barba hasta el infinito y alcanzan varios centímetros. Se indica tanto para la nutrición de la barba como para el bienestar de quien la porta, el aceite ayuda a reducir el picor de la barba, le da un aspecto mucho más suave y además le aporta luminosidad. Puede considerarse como el producto estrella de los barberos porque pueden recomendárselo a prácticamente todos sus clientes sin problemas. Además, puedes encontrarte con todo tipo de finalidades en su uso. Mientras que el bálsamo solo se suele indicar para la nutrición de la barba, hay aceites para casi todo. Existen aceites para reducir el picor, aceites para hacer crecer la barba, aceites para facilitar el afeitado y que no moleste tanto, aceites para el momento posterior al rasurado… En definitiva, un catalogo sin fin por el que es difícil guiarse. Si tuviéramos que elegir un bálsamo sería mucho más sencillo pero queremos dar una indicación en la elección de ambos, independiente de cuál. Presta atención a que la mezcla obtenida sea libre de parabenos y sin sulfitos. Son elementos que pueden dañar tanto el pelo de la barba, justo lo contrario a lo que queremos, y que además irritan la piel que hay bajo ella. Lo ideal es apostar siempre por productos naturales de los que prácticamente en todo momento sacaremos beneficio, ya sea de una forma u otra, pero nunca saldremos perjudicados.

¿Cuándo usar aceite para barba y cuándo el bálsamo?

El bálsamo o cera para barba está indicado en barbas de cierta longitud. Aquella de unos días o que son rasuradas constantemente no tienen que ser impregnadas por este producto. Normalmente el bálsamo consigue un aspecto más natural, esto quiere decir que se consigue una imagen de la barba más mate y tenue. Con el aceite, al aportarle luminosidad, siempre tendremos un aspecto más brillante, por lo que todos los demás se darán cuenta de que estás usando productos para su cuidado. Este hecho puede ser un comentario totalmente normal para unos, hay que gente que no le da ninguna importancia, mientras que otros prefieren que el resto no note nada. Para estos segundos, el bálsamo para barba será idóneo. El bálsamo también puede ser utilizado con una doble función, la de peinar nuestra barba a la vez que la estamos hidratando. Aunque no llega a considerarse como una cera para barba, puede dar una función muy similar. Incluso hay quien prefiere usar bálsamo en lugar de aceite para esta tarea. Por su parte, el aceite no nos dará esta labor de peinado ni fijación, aunque siempre será mejor que llevarla al natural, pero nos dará otros beneficios. El aceite es elemento ideal para hidratar la barba y la piel bajo ella. Mientras que el bálsamo apenas llega a esta zona y se centra en la parte del pelo, el aceite ayuda a cuidar a ambos.

¿Cómo aplicar bálsamo para la barba?

Es perfecto conocer las diferencias entre el bálsamo y el aceite o cómo se fabrica este primero pero…nos faltaría por conocer lo más importante, ¿cómo hay que usar el bálsamo para barba? A continuación te daremos todos los datos que necesitas para aplicar el bálsamo sobre tu barba y sacarle el máximo provecho. Tómalo con las yemas de tus dedos la cantidad que estimes oportuna para la densidad de barba que tengas. Como comentamos a menudo, más vale ir añadiendo poco a poco que coger demasiada cantidad y aplicarla, desechando demasiado material. En función de la longitud de tu barba en cada momento, la porción a utilizar irá variando y nadie mejor que tú sabrá cómo ir modificándolo. Aunque con el aceite pasarnos puede ser perjudicial por dejar un aspecto demasiado grasiento, esto no ocurre con el bálsamo, es decir, no repercutirá de forma negativa. Si tratamos de reducir su cantidad es sobre todo por no hacer un consumo innecesario de este producto. En algunas guías de uso de bálsamo se indica que se recoja la cantidad estimada del bote con la parte de las uñas, utilizándolas para medir la cantidad de bálsamo que se usa. En nuestro caso, queremos desaconsejar esta acción porque lo único que conseguiremos será desperdiciar cierta cantidad de bálsamo y ‘contaminarlo’ con la abundante suciedad que, aunque microscópica, existe bajo nuestras uñas y puede pasar a la barba arrastrada en el bálsamo. Una vez que haya sido recogido, deberá extenderse por las palmas de la mano y repartirlo en una cantidad proporcional por ellas. Acto seguido, aplícalo sobre la barba siguiendo su crecimiento natural. Aunque ya sabemos que no se trata de una cera fijadora en sí, el bálsamo puede ayudar a conseguir la forma buscada en la barba. Extiéndelo por todo el contorno y fíjate bien para que no queden pequeños trozos sin ser diluidos o bien aplicados. Con un buen reparto por las palmas anterior ya podrá ser evitado pero, si quedará algún pequeño trozo, con la aplicación posterior adecuada se podrá evitar. Con el frotado de las manos se pretende que pase a un estado más líquido y se pueda extender mejor por la barba, se trata de un paso sencillo a la vez que importante. Después de repartirlo a conciencia, aunque hayas adquirido buena forma con el único uso de las manos, puedes utilizar también un cepillo para barba para finalizarlo de la mejor manera posible. Con el bálsamo, el uso del cepillo siempre queda relegado al final, como último ayudante del peinado. Sin embargo, con el aceite, puede ser nuestro ayudante desde el principio si no queremos llenar nuestras manos de aceite puesto que podremos impregnar el cepillo y repartir el cosmético con él. Aunque podría hacerse con el bálsamo, no es lo más recomendable si queremos sacarle todo el partido. No tiene mayor truco, como si de una crema corporal o para manos se tratase, lo más importante es que sea bien esparcido por toda la zona requerida y que la cantidad sea adecuada. Aunque las primeras veces dudes en si lo estás haciendo bien, tras unas cuantas aplicaciones te darás cuenta lo sencillo que es y de como tu barba se ve beneficiada.

Qué hacer antes de aplicar el bálsamo

Todo esto deberás hacerlo después de haber limpiado tu barba. A nadie debe ocurrírsele utilizar ningún producto o cosmético para barba sin haberla limpiado a conciencia. Utiliza un champú indicado para barba que respete su estado y lo mantenga lo mejor posible. El cuidado de la barba comienza en su lavado y limpieza así que por mucho que queramos solucionarlo después con el bálsamo o el aceite, sin una buena limpieza con champú específico no conseguiremos lo que buscamos. Tanta importancia como esta acción la tiene el secado, para conseguir todo el efecto deseado debemos aplicar cualquier producto siempre que la barba esté totalmente seca. Igualmente, no nos cansaremos de decir que la barba debe secarse con la toalla y que hay que evitar productos que eleven en exceso la temperatura como el secador o la plancha. Estos aparatos lo único que conseguirán será deteriorar la barba y todo lo que hagamos por mantenerla con aceites o con bálsamos valdrá de poco si lo mandamos al traste con malos hábitos.

¿Es posible aplicar aceite y bálsamo para barba a la vez?

Si, es posible pero siempre con cierta moderación. Si usaras la cantidad que se indica por separado pero de forma conjunta la barba quedaría demasiado grasienta. Con su combinación no queremos conseguir ese efecto sino que mejore su estado y si no sabemos hacerlo, puede que sea incluso contraproducente para su aspecto. Comienza probando con pocas cantidades de ambos, puedes optar por que predomine la que más te interesa según el tipo de barba o bien con proporciones similares en ambos. Pero siempre teniendo en cuenta que más vale ir aumentando la dosis poco a poco que pasarse desde el principio y tener que lavar tu barba al completo de nuevo para retirarlo y volver a empezar, con el derroche de productos que eso conllevaría. Otro aspecto a tener en cuenta si usas aceite y bálsamo de forma conjunta es que no tengan olores muy fuertes o que puedan combinar mal entre ellos. Aunque la sensación visual sea buena, otras sensaciones pueden verse afectadas. Trata de usarlo de forma conjunta y puede que, sin saberlo, encuentres lo que necesitabas para dar lo mejor de tu barba y que antes no lo lograras porque tenías que haberlos unido. El bálsamo y el aceite para barba no tienen por qué estar reñidos asique ya sabes, siempre que los uses de forma moderada, podrás unirlo y que tu imagen te lo agradezca.   Esperamos que después de haber leído esta guía comparativa entre el bálsamo para barba y el aceite para barba tengas mucho más claro cómo y cuándo has de usar cada uno. Ahora tienes toda la información que necesitabas para diferenciarlos y sacarles el máximo provecho tanto juntos como por separado.  

Nos podéis realizar vuestras consultas y opiniones

Si tienes cualquier consulta  déjanos tu comentario para poder ayudarte.

2 comentarios de “Diferencias entre el bálsamo para barba y el aceite para barba

  1. Pingback: Tipos de Barba según la forma del Rostro Guía [2019]

  2. Pingback: Aceite para Barba : Como utilizarlo y sus beneficios [2019]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *