Afeitado clásico paso a paso

Nos fijamos a diario en las barbas de muchos hombres, vemos si la tienen más o menos cuidada, la forma que han adquirido, si les favorece o no con su rostro… pero no tenemos en cuenta la importancia que tiene el afeitado en ese aspecto, en lo que pensamos acerca de cada una. Sin un buen afeitado y posterior cuidado, nunca podremos aspirar a la barba que deseamos. Hoy hablaremos más acerca de esta parte ‘oculta’ que se esconde detrás de cada hombre con barba.

¿En qué consiste el afeitado clásico?

Si hablamos de afeitado clásico nos solemos referir al realizado por los antiguos barberos, aquellos que acaban con todo el pelo de la barba para dejar la piel totalmente libre. Con un corte de navaja profesional acababan con la barba ya fuese de unos días o de longitud mayor. Ahora, ese afeitado se ha visto algo desplazado y el afeitado no solo consiste en acabar con la barba sino con mejorarla. Aunque ahora resulta complicado ver a alguien afeitado con ese estilo clásico, no dudes en que puede convertirse en una buena opción para tu look. De hecho, el estilo afeitado por completo es una de las tendencias de este 2019. Vamos a explicar los pasos para un afeitado clásico, pasos que se podrán aplicar tanto para este afeitado como para algunos arreglos en cualquier tipo de barba.

Primero, prepara tu piel para el afeitado

Bajo tu barba se esconde una piel bastante delicada que puede ser dañada con el afeitado. Para evitar provocarle cualquier tipo de daño y que se mantenga lo mejor posible, hay que prepararla antes de empezar. Ir directamente al afeitado puede ser realmente molesto e irritante para el rostro y si puede evitarse, ¿por qué no hacerlo? Lo mejor será hacer un lavado facial con agua caliente. La temperatura elevada favorecerá la reparación de la piel que ya estuviera dañada y la hidratará en caso de necesitarlo. Con un simple lavado de unos minutos puede ser suficiente pero si lo prefieres, puedes afeitarte después de una ducha caliente. Esto te ayudará a relajar tu cuerpo al completo, te sentirás más relajado a la hora de afeitarte y ya sabemos que prácticamente todo nos va mejor si lo hacemos de forma tranquilla y, evidentemente, con el afeitado pasa lo mismo. Será mejor afeitarse tranquilamente y se tendrás mejores resultados que si se hace a toda prisa. Durante el lavado puedes utilizar algún tipo de champú o gel para la zona pero ten en cuenta que tienes que utilizar alguno que tenga un pH que respete la piel. La piel debe mostrarse de forma natural, no podemos alterarla porque estaremos causando en ella unos estragos que no tendría por qué sufrir. Después seca tu piel, hazlo con una toalla suave a través de suaves toques sobre la piel. Olvídate de utilizar toallas ásperas o de frotarla con intensidad sobre la piel porque podemos dañarla incluso antes del afeitado.

Productos para preparar la piel y la barba: aceite pre-afeitado

Aunque solo hemos hablado de emplear agua o algún producto para el lavado, también existen otros que preparan específicamente para el afeitado.  Existen aceites para barba para prácticamente todo y, cómo no, también para antes del aceitado. El aceite servirá para que tanto la piel como el pelo de la barba se hidraten y a la vez se reblandezcan. Será más fácil retirar el pelo y se hará de una forma más suave, evitando el peligro para el rostro. Aunque cada aceite indicará su modo de empleo te indicamos como utilizarlo a grandes rasgos. Debe hacerse tras haber limpiado como dijimos anteriormente. Después, toma varias gotas del aceite en tus manos, frótalas y extiende su contenido por todo el contorno de la barba que vayas a afeitar. Espera el tiempo indicado por el aceite para que logre su efecto y ocurran dos cosas: el pelo se muestre más blando, preparado para el afeitado y que la piel esté lista para resistir y el corte moleste mucho menos. Si eres de los que sufre durante el afeitado por lo tirones que produce el corte, te aconsejamos encarecidamente que lo utilices.

Crema de afeitar y brocha

Este producto no se puede obviar, la crema de afeitar, aunque el aceite anterior podríamos omitirlo y no es estrictamente necesario, más vale que no olvides utilizar la crema de afeitar. El día que no tengas o que quieras hacerlo a toda prisa notarás su ausencia. De la misma forma queremos aconsejarte que no se te ocurra extenderla con las manos. Esto provocará una perdida inútil de crema de afeitar y también evitará que la crema acceda a todos los pelos y llegue hasta la piel. Algunos hombres omiten la brocha pero por el contrario se trata de una herramienta más que recomendada para extender la crema en la barba. Estas brochas tienen un precio bastante asequible y consiste únicamente en un mango con cierta cantidad de cerdas de buena longitud para que extienda todo sin problemas. Las mejores brochas son las fabricadas de pelo de tejón o, en su defecto, de caballo, hecho que no implica la muerte del animal ya que se obtiene de él sin afectarlo. Otro material muy utilizado aunque menos específico es el pelo de jabalí, puede tratarse de una opción más económico pero tendrá menos calidad que los anteriores. Si vas a comprar una, ten en cuenta el material, como ya hemos hablado, y que el mango tenga un buen agarre. Pruébala para que notes como será su posterior uso y ver si te notarás cómodo. Suelen ser fabricadas en madera o en plástico, influyendo en el peso total de la brocha, debes retirar de tus preferencias las que sean muy pesadas. Después de usar la brocha, si realmente quieres que te dure y sea una compra a largo plazo, tienes que retirarle todos los restos de la crema que hayan quedado. Con agua puede ser suficiente pero si puedes utiliza bórax ya que te ayudará a dejarla totalmente limpia. Por último, lo más importante será su secado, si la dejas mojada se quedará húmeda y sus cerdas se verán bastante deterioradas.

Momento del afeitado, ¿qué utilizar? ¿Cuchilla o navaja barbera?

Para el afeitado clásico, podemos preguntarnos si  es mejor utilizar la cuchilla o la navaja barbera. Está claro que los auténticos mimadores de la barba, los barberos, optan por la navaja como su principal ayudante. En cualquier caso, cada uno puede preferir la cuchilla o la navaja según su experiencia profesional. No queremos convencerte del uso de uno u otro, únicamente te hablaremos de las ventajas que puede aportar cada caso. La cuchilla es más fácil de adquirir, prácticamente podemos encontrarla en cualquier supermercado o tienda con diversos productos. Con una cuchilla de cierta calidad se obtiene todo lo que se necesita para un buen afeitado. Además, es mucho más fácil de utilizar para aquellos que están comenzando. También, las que cuentan con las últimas tecnologías son capaces de acceder a cualquier zona sin provocar daños y eliminando cada pelo. Hay que comentar que la cuchilla es más fácil que se deteriore y, a la vez, que su corte sea algo más defectuoso o ineficaz. Aunque resulte más barata que una navaja puede que a largo plazo implique más o menos el mismo gasto por la necesidad de cambiarla a menudo. Por su parte, la navaja a simple vista implica más riesgo. Hay que saber utilizarla para no provocar cortes indeseado, que podría causarse con cualquier movimiento en falso ya que la navaja deberá estar bastante afilada. El corte que provoca, si verdaderamente está afilada, será siempre más limpio en comparación con una cuchilla, por muy buena que sea. La navaja, según la forma que tenga, presentará más o menos facilidades para acceder a zonas más complejas de afeitar. Si por ejemplo lo que quieres es delinear tu barba, las navajas específicas para esto son la mejor opción pues con la cuchilla nos tapamos la visión y puede ser más sencillo extender el corte hacia donde no queremos. Tu propia experiencia será la que te haga decidir por una u otra, si tienes la oportunidad prueba a afeitarte con ambas y elige por ti mismo.

Después del afeitado, el after shave

El afeitado no queda ahí, no debes olvidar el último paso, pero no por ello menos importante. After shave significa en español ‘después de afeitar’ y se refiere al cuidado de la piel tras haber rasurado la parte de barba que queríamos eliminar. Al afeitar estamos provocando un corte justo a ras de la piel y ésta sufre un ‘ataque’ del que se defiende con una ligera inflamación momentánea en la mayoría de los casos. Para hacer que esta inflamación sea mínima y que prácticamente no la notemos existen diversos productos para acabar con ella. Lo primero que debemos hacer en esta parte del post afeitado es repetir lo que hicimos justo al empezar, utilizar agua. En este caso puede ser algo más fría para refrescar la zona y será para retirar todos los posibles restos de vello y residuos de la crema que puedan quedar posados sobre la piel. En el after shave es aconsejable añadir el uso de algún producto cosmético indicado para ello. Existen bálsamos y aceites para después del afeitado que suelen están compuestos por ingredientes que aportan frescura y bienestar a la piel y calman su rubor. La apariencia del rostro tendrá mucho mejor aspecto y además tú estarás mucho más cómodo y aliviado.   Esto es todo lo que necesitas conocer para conseguir el mejor de los afeitados clásicos.  

Nos podéis realizar vuestras consultas y opiniones

Si tienes cualquier consulta  déjanos tu comentario para poder ayudarte.

Un comentario de “Afeitado clásico paso a paso

  1. Pingback: Tipos de Barba según la forma del Rostro Guía [2019]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *