Cómo cuidar la barba

Sabemos que te ha costado muchos días el conseguir la barba con la que tanto soñabas… ¿vas a tirarla ahora al traste por no cuidarla? Sabemos que no, así que hemos recopilado toda la información que necesitas para cuidar tu barba como se lo merece y que parezca siempre una barba recién salida de la mejor ‘barber shop’.

Cómo limpiar la barba, los consejos más prácticos

Para cuidar la barba es imprescindible mantener su higiene a diario, tenemos que reservar unos minutos al día para lavarla y que quede libre de suciedad, hidratada y con un buen olor.

Al limpiarla, primero tienes que mojarla al completo con agua tibia, las temperaturas excesivamente altas o bajas no serán cómodas para ti y tú barba y la piel también pueden verse perjudicadas. Procura que el agua haya humectado cada zona para que el jabón o el champú tengan el mismo efecto en toda la barba.

Después, aplica el producto de lavado sobre tus manos, frótalas para que se unifique el contenido y extiéndelo por toda la barba con un ligero masaje. Lee el modo de empleo del producto para saber el tiempo que tienes que dejarlo haciendo efecto sobre el pelo, normalmente un minuto bastará para conseguir los beneficios que aporta.

Si utilizas una pastilla de jabón, en lugar de aplicar el champú, frota la pastilla sobre la barba después de haberla mojado para que esté más suave. Aunque existen champuses específicos para barba hay quien sigue optando por este método porque les resulta más cómodo.

Por último habrá que retirarlo, con agua templada de nuevo. Utiliza todo el tiempo que necesites para que no queden restos del producto en la barba porque provocará que la piel se irrite y que los pelos se resquebrajen.

Tras el lavado, seca tu barba

Cuando vamos con prisas, muchas veces la lavamos y la dejamos que se seque a su antojo. Si tenemos suerte con el tipo de fijación natural de la barba parece que no hay problema pero, en realidad, al dejar agua estamos provocando un daño sobre la cutícula y el folículo piloso de cada vello de nuestra barba.

Busca la toalla más suave que tengas entre tu colección, esa será la elegida para secar tu barba. Si no tienes ninguna que no muestre cierta aspereza, si realmente quieres cuidar de tu barba, es el momento de comprarla.

Por mucho que la toalla sea suave no debes frotarla contra tu barba sino dar pequeños golpecitos suaves sobre la misma hasta retirar la humedad. En barbas demasiado largas y frondosas, la toalla no consigue secar al completo por lo que sería recomendable, si no andamos con mucho tiempo, recurrir al uso del secador. Este aparato habrá que utilizarlo siempre con moderación y nunca con una temperatura elevada porque el exceso de grados dañará enormemente a la barba.

La hidratación de la barba

Muchos expertos de la barba coinciden en que la hidratación es uno de las pautas más importantes para conseguir que el cuidado de la barba sea máximo. Por ello, tendremos que realizar este paso de la mejor manera posible.

El secado anterior no tiene importancia solo por evitar el daño a los folículos sino porque la hidratación se consigue con productos que contienen aceite. Todos sabemos que es imposible mezclar agua y aceite porque se repelen asique lo mismo ocurriría en la barba al aplicar la hidratación. Las zonas que tienen agua no se beneficiarán de los productos destinados a la hidratación. Sucederá entonces un derroche de producto y una falta de eficacia del mismo.

Para la hidratación en sí, utiliza el producto que hayas escogido, normalmente indicamos el aceite para la gran mayoría de barbas pero en casos específicos podemos utilizar otros, como es el bálsamo para barba que también consigue la fijación.

Utiliza el cuentagotas de tu aceite de elección y, como siempre comentamos, ve aplicando poco a poco antes de pasarte de cantidad y que tu barba quede demasiado aceitosa. Echa las gotas contadas sobre las palmas de tus manos, frótalas y utiliza las mismas para extender el aceite sobre la barba a la vez que te das un pequeño masaje. El mismo procedimiento seguiríamos si en lugar de aceite usáramos un bálsamo para la hidratación.

Cómo conseguir la mejor fijación

Para acabar con el cuidado de la barba, tendremos que conseguir que se quede fijada en la posición que más nos gusta. Para ello contamos con productos indicados para esta tarea, el más recomendado por nuestra parte es el bálsamo.

Toma una pequeña porción de bálsamo para barba con la yema de tus dedos desde la caja del mismo, frota lo recogido por las palmas de tu mano hasta que adquiera un aspecto más líquido, que tenga menos consistencia y esté libre de grumos. Después, utiliza tus manos impregnadas en bálsamo para aplicarlo sobre toda tu barba a la vez que le vas proporcionando la forma que más quieres obtener.

Hay que decir que el bálsamo no hace milagros por lo que la forma será más o menos la que tenga de forma natural nuestra barba. Esta fijación servirá sobre todo que todos los pelos sigan la misma dirección y no haya ninguno rebelde que quiera escaparse de nuestra barba.

Otros consejos para cuidar la barba

Además de las pautas a seguir durante el lavado, el acondicionamiento y la fijación de la barba, tenemos otros consejos para darte y que mejorarán el cuidado de tu barba.

  • Escoge productos de calidad

Como bien se dice, la calidad hay que pagarla, pero también se nota en los resultados. Será mejor invertir en buenos productos para barba que ahorrarse algo de dinero y que no den buenos resultados.

Aunque en un primer momento suponga una pequeña inversión porque es cierto que el cuidado de barba supone de cierta cantidad de productos, una vez que los hayas adquirido será mucho más económico ir reponiendo los que se van gastando.

Tu barba notará el uso de cosméticos y accesorios de calidad y su cuidado se verá mejorado.

  • El corte de tu barba debe ser acorde a su crecimiento

Es cierto que poco a poco podemos ir moldeando nuestra barba y llevarla a la forma que queremos pero tenemos que olvidarnos de hacer recortes imposibles en la barba. El recortado de la misma debe seguir y ser acorde a su crecimiento natural.

De no ser así, estaremos forzándola en exceso y nunca conseguiremos domarla a nuestro gusto. El proceso ha de ser progresivo, con un poco de paciencia conseguiremos lo que buscamos pero no podemos pretender alcanzarlo en dos visitas al barbero.

  • Puedes aprender a recortarla en casa

Si no puedes acudir siempre al barbero por falta de tiempo o porque supone un gasto de dinero, ya hemos tratado en otro post de cómo podemos recortarla en casa.

Aprende a cuidar cada parte de la barba de forma independiente, elige las tijeras o la maquinilla según te convenga y consigue por ti mismo tener a diario una barba realmente cuidada.

Aunque de vez en cuando es recomendable ir a un experto para que la acondicione de forma completa, aprender a recortarla por uno mismo nos puede ahorrar algunas visitas además de ir adaptándola a nuestro gusto. Esto último solo lo conseguiremos en el barbero si tenemos una confianza y comunicación plena con el mismo para que entienda al 100% lo que buscamos, algo que no siempre sucede.

  • Presta atención a la mezcla de productos

Sabemos que para el cuidado de la barba se suele combinar el uso de diferentes cosméticos, aplicados prácticamente a la vez por lo que apenas pasa tiempo para que se pase el olor de uno cuando ya estamos utilizando el siguiente.

Puede ocurrir que algunos olores no casen bien entre sí y que no consigamos una buena combinación, en lo que a sensación nasal se refiere aunque el aspecto visual sea perfecto.

Por ello, cuando estés probando a usar varios productos juntos, presta atención al olor final conseguido ya que no siempre es el mejor. Para evitarlo, lo más recomendado es hacer una pequeña prueba como esa o bien utilizar productos de la misma casa.

El olor es una parte muy importante de la barba y tiene mucha influencia en el hecho de que nos sintamos a gusto con ella, ya que nadie la olerá más que nosotros mismos.

  • Cuidado con el momento de la comida

La hora de la comida es sin duda el momento en el que más residuos se acumulan en nuestra barba. Aunque durante todo el día se posan sobre ella millones de partículas diminutas contra las que no podemos hacer nada, sí que podemos actuar frente a la suciedad que si notamos.

Esta suciedad prima en la comida, así que te recomendamos encarecidamente que durante el rato que dure tengas siempre una servilleta a mano con la que ir retirando los posibles restos de comida que queden sobre la barba.

Igualmente, hay formas y formas de comer, si lo haces con cierto cuidado y con precaución para que no caigan restos continuamente, tendrás que tener mucho cuidado con retirarlos porque estarás evitando que se posen sobre la barba.

  • Ayuda a tu barba en tu rutina diaria

Para cuidar la barba como debe ser, una rutina diaria saludable será lo mejor. No se trata de acciones directas sobre la barba como pueden ser otros de los consejos que hemos comentado pero, aunque no lo parezcan, repercutirá a barba de forma positiva.

Una buena alimentación así como la práctica de deporte, aún siendo a una intensidad moderada, mejorará el crecimiento de la barba así como su aspecto. De esta forma será mucho más sencillo conseguir que tenga la mejor visión y que su cuidado no necesite tantos requerimientos porque estará 100 % sana, como el resto de tu cuerpo.

  • Dale mucha importancia al cepillado

Gran cantidad de hombres tienen una barba inmensa desde hace meses y aún no han adquirido un cepillo para barba. Piensan que con el solo masajeo de los dedos puede bastar para cuidar la barba pero no es así.

La barba necesita ser cepillada a diario por uno mismo. Si tienes una barba frondosa, la piel que hay bajo ella necesita ser estimulada y esto solo lo conseguiremos con una buen masajeo a través de un cepillo para barba.

Con el cepillo, asimismo, también será más sencillo moldear la barba a nuestro antojo y conseguir la forma buscada. Es cierto que con los dedos podríamos llegar a conseguirlo pero tras probar a hacerlo con cepillo para barba seguro que no tardarás en comprarte uno para el cuidado de tu barba.

Además, se recomienda que el cepillado sea la tarea que termine con el cuidado de la barba. Esto quiere decir, que el último paso a dar tras la limpieza, el secado, la hidratación…es el cepillado, lo que te ayudará a fijarla como quieres. Cuando ordenes los productos que tienes que utilizar ya sabes que el cepillo debe quedar en último lugar para que no se te olvide, aunque puede ser que lo requieras en una acción anterior, recuerda que debe ser la última acción.

  • Cuida de tu barba, pero con cabeza

Es cierto que nuestra barba necesita de un cuidado diario y que te estamos haciendo llegar la mejor forma de conseguir que esté realmente cuidada. Sin embargo, también queremos comentar que no debes obsesionarte con la barba más allá de los consejos que te estamos dando.

Muchos hombres caen en la perdición de agotar la paciencia a la espera de la mejor barba. El crecimiento de la barba y su cuidado necesita su tiempo, además de que es un tiempo prolongado en el que hay que saber esperar.

Solo con un poco de paciencia y siguiendo los consejos de los especialistas podremos tener el mejor mantenimiento. De nada servirá hacer recortes a diario de nuestra barba o comprar el mejor producto del mercado si después no se consigue una buena higiene de la misma o si no sabemos utilizar los cosméticos que se hayan comprado.

 

Nos podéis realizar vuestras consultas y opiniones

 Si tienes cualquier consulta  déjanos tu comentario para poder ayudarte.

Un comentario de “Cómo cuidar la barba

  1. Pingback: Tipos de Barba según la forma del Rostro Guía [2019]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *