Mascarilla o Acondicionador, ¿cuál utilizar?

No sabes diferenciar entre mascarilla y acondicionador? Aunque su indicación parece ser similar, no deben confundirse pues se trata de dos productos para el cabello diferentes.

Hoy hablaremos de ambos, explicando sus indicaciones y los casos en los que hay que usar uno u otro.

¿Qué es un acondicionador para el pelo? 

El acondicionador es un producto para el cabello que busca, principalmente, su hidratación y un cuidado posterior más sencillo.

 

Habrás comprobado que desenredarse el pelo tras su lavado con champú resulta mucho más difícil que si se hace añadiendo también acondicionador después del champú. Este producto hace que peinar y desenredar la melena sea una tarea mucho más llevadera, evitándose así tirones que dañan al cabello.

 

Asimismo, el aspecto mejora por usar acondicionador, consigue que la hidratación aporte belleza al cabello y éste se muestra mucho más vivo.

 

Cuentan con una composición simple, que suele incorporar proteínas y lípidos, para que se pueda usar a cada lavado sin dejar el pelo demasiado apelmazado o dañado por productos cosméticos.

 

¿Cómo se aplica un acondicionador? 

 

 

El acondicionador debe aplicarse con el pelo mojado, siempre tras usar el champú. Con su uso, retiraremos todos los restos que haya sobre el cabello y éste estará totalmente receptivo a nuevos tratamientos que mejoren su hidratación y su estado en general.

 

Una vez que esté aclarado, sin ninguna zona de espuma del champú, es momento de colocar el acondicionador. Con la yema de los dedos, hay que tomar una pequeña cantidad del producto, una porción de tamaño similar al de una nuez. No hay que excederse en la cantidad empleada porque el resultado puede ser más negativo de lo esperado por usar de más, se quedará un aspecto excesivamente graso.

 

El acondicionador ha de extenderse por todo el cabello, toda la melena debe quedar impregnada para que se beneficie de su efecto. Aunque muchas personas optan por dejarlo durante unos minutos para que tenga resultado, se podría retirar seguidamente después de extenderlo, tal y como hacemos con un champú. Aun así, dejarlo durante más tiempo tampoco resultará perjudicial para el efecto.

 

Para retirarlo, hay que usar abundante agua para que el pelo quede libre de restos, pues sino quedará también con un aspecto grasiento.

 

Este breve y rápido mecanismo puede repetirse cada vez que lavemos el cabello, no hay problema por ‘abusar’ del acondicionador en cuanto a tiempos se refiere. Eso sí, recuerda que abusar en cuanto a cantidad sí que será más problemático.

 

¿Qué es una mascarilla para el pelo? 

Una mascarilla es un producto cosmético para el tratamiento capilar, su objetivo es favorecer la regeneración de las estructuras del cabello. Con su uso, se consigue que las cutículas se muestren hidratadas y con una nutrición intensa.

 

Su composición incluye todo tipo de ingredientes, en una alta densidad, para obtener los beneficios que se buscan de forma adecuada. Tienen una concentración de ingredientes mucho mayor que los acondicionadores. Esto hace que su efecto sea mayor y que haya que dejar espacios de tiempo entre una aplicación y otra de la mascarilla, no siendo necesario usarlo a cada lavado.

 

Hay mascarillas que será más oportunas para el pelo rizado, otras para lisos, encrespados, para tintes… en función del estado del cabello, la composición de este producto varía. Así, será conveniente escoger la que más se adecúe a las situaciones particulares.

 

¿Cómo se aplica una mascarilla? 

 

 

Para sacarle el máximo partido a una mascarilla capilar, hay que saber cómo aplicarla correctamente. Aunque no todas las casas comerciales siguen las mismas recomendaciones, te damos algunos de los consejos más útiles a la hora de aplicar cualquier mascarilla.

 

Se usará después de lavar el pelo con un champú adecuado y tras haber retirado totalmente con bastante agua la espuma generada. Después, se tomará del bote de mascarilla una porción de la misma. No debe cogerse demasiada ya que su efecto se basa en los componentes que tiene no en la cantidad que se aplique sobre el cabello.

 

Se debe extender mechón por mechón, desde las puntas hacia arriba, sin llegar a alcanzar nunca la raíz al completo. De ser así, el efecto no sería el deseado y el aspecto del cabello será grasiento.

 

Normalmente, el tiempo de acción de las mascarillas es de 5 minutos. Si bien es cierto que, según la marca, estos tiempos pueden cambiar. La variación dependerá de los ingredientes de los que consta la mascarilla y del tiempo que necesitan para tener efecto.

 

Para aumentar su eficacia, se recomienda usar, mientras que se espera a que haga efecto, un gorro térmico. Este tipo de objetos eleva la temperatura del cuero cabelludo. El calor favorece la apertura de la cutícula y que la mascarilla capilar penetre a fondo en el origen del problema. Si no dispones de un gorro de estas características, haber usado agua caliente o tapar el cabello con una toalla humedecida con agua caliente también pueden ayudar en este objetivo.

 

Pasados los minutos de efecto de la mascarilla, hay que eliminarla por completo con abundante agua. Si quedan restos, el pelo quedará con un aspecto graso y apelmazado, algo que no deseamos. Por ello, dedica el tiempo necesario a eliminar totalmente y después podrás pasar a su posterior desenredo y peinado.

 

¿Cuál es la función de la mascarilla capilar? 

La función principal de la mascarilla capilar, aunque cumple con muchas más, es que la capa lipídica que protege al pelo se renueve. Solo cuando esta capa esté correcta podremos observar un pelo nutrido, con una adecuada suavidad y un brillo perfecto.

Tras haber hablado bastante sobre las mascarillas capilares, lo más importante es que recuerde que la mascarilla dará al cabello una nutrición que difícilmente se obtiene con el uso de champús y acondicionadores.

 

¿Cuál elijo? 

Como has podido comprobar, ambos productos aportan beneficios a nuestros cabellos. Por ello, sería una mala elección escoger uno u otro. Lo aconsejable es combinarlos entre sí, sabiendo como hay que hacerlo.

 

Usar periódicamente un acondicionador no tiene que hacer que dejemos de utilizar una mascarilla, ya que este dará un plus de vitalidad al cabello que el acondicionador no puede aportar. Lo mismo ocurriera si solo usáramos una mascarilla, pero omitiésemos al acondicionador, entre los periodos sin aplicar la mascarilla, el cabello no estaría siempre hidratado por no usar el acondicionador capilar.

 

¿Cada cuanto se deben aplicar?

 

Cada producto tiene sus recomendaciones en cuanto a las veces en las que tiene que utilizarse. Así, el acondicionador puede usarse en cada lavado de pelo, sin problemas añadidos por usarse de forma repetida. En cuanto a la mascarilla, aunque dependerá de cada marca en particular, se estima que se puede usar al menos 1 vez cada dos semanas. Hay ciertas mascarillas que se recomiendan una vez por semana si su composición es más suave o algunas más estrictas, para tratamiento concretos, que se deben usar solo una vez por mes, pero que aun así nos dará los beneficios buscados.

El día que durante la ducha se vaya a usar la mascarilla se omitirá la aplicación del acondicionador. Esto ocurre casi siempre, salvo en casos en los que el acondicionador cumple con la acción de abrir la cutícula del pelo. Solo en esos casos, se usará primero el acondicionador para que la nutrición con la mascarilla sea aún más positiva. Hay que conocer bien los productos cosméticos que estamos utilizando y sus modos de empleos para sacarle el máximo beneficio.

Resumen de las principales diferencias

 

A continuación, resumimos las diferencias más relevantes entre el acondicionador y la mascarilla.

 

ACONDICIONADOR MASCARILLA
Para la hidratación del cabello Para la nutrición del cabello
Permite el uso diario Aplicación semanal
Su formulación es suave Tiene una formulación densa
Aplicación en todo el cabello No aplicar en la raíz
Efecto inmediato Dejar actuar unos minutos

 

Recuerda que el uso de uno no limita al otro y viceversa. Se puede usar el acondicionador de forma frecuente y aplicar la mascarilla tras periodos más prolongados. No son excluyentes y, si sabemos cómo y cuándo utilizarlos, el beneficio para el cabello será máximo.

 

Recomendaciones de No Yellow

 

Ahora que sabes cuándo has de usar la mascarilla y cuando hay que optar por el acondicionador, queremos darte una recomendación de cada uno. Productos a la venta en la tienda de No Yellow para mejorar tu cabello.

 

  • Mascarilla Fanola Nutri Care 1500mlformato XL de Fanola para dar el máximo partido a un único producto. Se trata de una mascarilla nutritiva con una formulación que incluye proteínas de la leche, entre otros. Se recomienda tras usar Champú Reestructurante de Fanola, una o dos veces por semana y dejándolo actuar durante cinco minutos antes de ser retirado con agua abundante. En muy poco tiempo observarás sus resultados, deja un pelo suave y brillante.

 

  • Acondicionador Fanola Nutri Care 1000ml: este acondicionador con proteínas obtenidas desde la leche y semillas de lino, es capaz de aportar luminosidad y suavidad al cabello. Consigue que sea mucho más fácil peinarlo y cepillarlo tras el lavado, evitando agresiones al cabello por tener demasiados enredos. En este caso, se recomienda su combinación con la mascarilla de Fanola para que el resultado sea el más completo, utilizándose también dos veces por semana.
 

Nos podéis realizar vuestras consultas y opiniones

 Si tienes cualquier consulta  déjanos tu comentario para poder ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *